Una ley seca por 15 dias sería ideal para bajar movilidad y disminuir contagios: Pablo Ramírez

Ante el inminente cierre de los bares que recién habían abierto sus puertas y que a partir de este lunes deberán de dejar de funcionar nuevamente, por motivo de que el estado de Chihuahua regresa al semáforo naranja y con ello las restricciones, entre ellas afectan a los bares del estado de Chihuahua.


En Delicias, el presidente de la Federación de Propietarios de Bares en el estado, Pablo Ramírez, lamentó que se haya determinado semáforo naranja y con ello el cierre de este tipo de negocios que venden cerveza en botella abierta además de vinos y licores, señalando que apenas habían comenzado a regularizarse con los pagos a quienes les habían financiado para poder reabrir.


Este cierre además de afectar a los propietarios de bares, también será afectación económica a trabajadores y sus familias ya que no van a tener ingresos por concepto de sueldos, así como de otras personas que de manera indirecta dependen de este tipo de negocios. En relación a estos pocos días de que estuvieron abiertos, Pablo Ramírez señala que fue poca la gente que han acudido a los bares y los conocidos como cantinas, “más bien los restaurantes con permiso de venta de bebidas alcohólicas son los que tuvieron mucha clientela ya que en los bares fue poca la gente que ha acudido y generaba ingresos para sostener el negocio”, comenta el entrevistado agregando además de que el gobierno debe poner atención en los expendios de bebidas alcohólicas, quienes son los que fomentan la movilidad porque ahí venden bastante y la gente hace reuniones en sus casas o en la vía pública, a las orillas de los ríos, en las brechas y muchos sitios más.


Por último menciona que el gobierno debería de aplicar una ley seca por espacio de 90 días y de esa manera parar la movilidad, no estamos en contra de los expendios pero si de la movilidad que generan con grandes filas y muchos sin las medidas de prevención, menciona el entrevistado. (Manuel García Dávila)