Trump se desmarca del apoyo de EU a dos Estados en Oriente Medio

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se desmarcó ayer de una política que han mantenido sus tres predecesores al poner en duda que la paz en Oriente Próximo deba pasar, necesariamente, por la creación de un Estado palestino.


Tras reunirse en la Casa Blanca con un claramente satisfecho primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, Trump declaró que, además de la solución de dos Estado, está valorando la de “un Estado”.


“Me gustará la que le guste a las dos partes. Puedo vivir con cualquiera de las dos” salidas, aseguró. Unas horas antes, un funcionario de la Casa Blanca consideró que, si la solución de dos Estados “no lleva a la paz”, “tal vez habrá que desecharlo”.


De esta manera, el nuevo mandatario estadunidense rompe con el compromiso de EU desde hace 20 años de mediar ante Israel para que se retire de los territorios ocupados y haga viable un Estado palestino.


El primer presidente estadunidense en apoyar la solución de dos Estados fue el demócrata Bill Clinton antes de dejar el poder en 2001, y su sucesor, el republicano George W. Bush, convirtió oficialmente ese objetivo en parte de la política del país,